5 de diciembre de 2011

Mirar al mar


Meditaciones de un caminante nocturno (colección privada)

Cuando cae la noche veraniega me dirigo hacia el paseo junto al mar, mientras camino medito, reflexiono, imagino versos, libero mis fantasmas en la noche, a veces me encuentro con una farola fundida y en la oscuridad que me proporciona esa ausencia de electricidad, me detengo a contemplar las estrellas.
Mi homenaje a ese paseo que me inspira y me relaja durante las noches de verano, quien lo desee que camine conmigo a través de este cuadro y este sueño.   

29 de octubre de 2011

Las estaciones del alma


Canto de primavera (adquirida)

Tal vez el verde predomina en la primavera, pues se viste de esperanza, la que trae esta estación en que nada muere del todo, ni permanece dormido para siempre.

28 de septiembre de 2011

Cuatro elementos


La linea de fuego (colección privada)

Somos alquimia de la naturaleza estamos hechos de los elementos que la crean, empiezo por el fuego.

Trás la cortina


Y después . . .
Técnica mixta sobre papel, 32 x 30 cm

17 de septiembre de 2011

Las estaciones del alma


Canción de olvido
Acrílico sobre lienzo, 20 x 20 cm

Mi baúl de cosas que se olvidaron, se encuentra en los limites del lienzo, entre los colores del invierno, que son el eco de otra pasada primavera. Los grises, blancos y violetas se abren paso a través de los últimos retazos de amarillos, naranjas y ocres de un otoño que se despide cual melancólica melodía.

28 de mayo de 2011

En la penumbra


La antesala de la duda (adquirida)

Si, no, tal vez. ¿Dónde se encuentra el camino certero o el erróneo,
la puerta correcta o la equivocada, la salida, la entrada?
Dicen que el camino del sabio es el de la duda.


8 de mayo de 2011

La observadora del mundo


Sola en medio de la belleza

¿Cuanto puede creer un ser si se le permite?
Una pequeña palmera que asoma a la vida, solitaría en un descampado, bajo un limpio cielo tras un día de lluvia, capta mi atención.

17 de abril de 2011

Los caminos del agua


La balada del agua

Canta el río mientras fluye para encontrarse con el mar.

Paraisos cercanos


 La puerta del paraiso (adquirida)

¿Cómo imagino yo el paraiso? Un cielo y una mar infinitos y profundamente azul, envuelto en silencio y calma. Aunque, ¿quién no sueña con un lugar así?

20 de marzo de 2011

Mirar al mar



Nana nocturna
Acrílico sobre lienzo, 20 x 40 cm

De nuevo la música y el mar en calma, como un arrullo, la barca es la cuna. 

8 de marzo de 2011

Arte en miniatura



video

Bodegones y paisajes al óleo pintados en conchas.
Pequeñas obras de arte con un tamaño máximo de 3,5 centimetros a un mínimo de 2,5 centimetros.

12 de febrero de 2011

Tu recuerdo

Te veo, con los ojos cerrados
y recreo tu imágen incólume,
con el tiempo que se añeja
de melancolía, como sueños
que vagan en el humo de un
 desdén, en las telarañas
de la vida flotante.

Quiero seguir viviendo,
sin avivar el fuego entre el candor
de la ceniza, pero sin dejar de conservar
tu recuerdo eterno, que no desaparece
y siempre vuelve una y otra vez
y aunque permanezcan nuestros rumbos
distintos como rieles de un tren, que sólo
se unen de forma utópica en el límite
del horizonte, mantenerlo con lozanía
de la hierba y los besos del rocío,
indemne en la distancia.


El día uno de Febrero fué mi cumpleaños y entre otros regalos, recibí honrada el obsequió de un libro de poemas de amor dedicado por su propio autor, Marcelino Menéndez González, un poeta amigo que a sus casi ochenta años y habiendo empezado a escribir hace tan sólo siete años tiene publicados cincuenta libros, la mayoría poemarios, algunos relatos y aforismos. En general sus poemas son breves, delicados, profundos, de una gran sensibilidad.
Dejo aquí algunos de sus versos extraidos del que ya es mi libro, "El amor en el columpio de su vaivén."

23 de enero de 2011

Desde el cielo



El silencio del viento (adquirida)

Llegó el otoño un día y el árbol que visitaba perdió sus hojas como quien deja atrás al tiempo sin ser consciente de él, fotografíé sus ramas mudas de aire, perfiladas contra el cielo y me despedí de él para siempre.