28 de mayo de 2009

La Piedra



Fotografía hecha en la playa de San Lorenzo, Gijón, Asturias

El distraído tropezó con ella.

El violento la usó como proyectil.

El emprendedor construyó con ella.

El caminante cansado, la usó como asiento.

Para los niños fue un juguete.

Drummond hizo poesía con ella.

David mató a Goliat.

Michelángelo extrajo de ella la más bella escultura.

En todos los casos la diferencia no estaba en la piedra, sino en el hombre.

No existe piedra en tu camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.

3 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Las piedras no son malas, al contrario es como dices, todo depende del ser que las trate...

Mariana Castrogiovanni dijo...

Una gran reflexión, con buenos ejemplos de la historia.
Un saludo

Amalia dijo...

Hola Rosa, que precioso la entrada, me ha gustado mucho, distintos puntos de vista para una cosa, la piedra, tantos puntos de vista como personas haya...Gracias.