14 de enero de 2009

Desde las sombras

Biografía de un hombre con miedo

Mi padre tuvo pronto miedo de haber nacido.
Pero pronto también
le recordaron los deberes de un hombre
y le enseñaron
a rezar, a ahorrar, a trabajar.
Así que pronto fue mi padre un hombre bueno.
(“Un hombre de verdad”, diría mi abuelo).
No obstante,
—como el perro que gime, embozalado
y amarrado a su estaca— el miedo persistía
en el lugar más hondo de mi padre.
De mi padre,
que de niño tuvo los ojos tristes y de viejo
unas manos tan graves y tan limpias
como el silencio de las madrugadas.
Y siempre, siempre, un aire de hombre solo.
De tal modo que cuando yo nací me dio mi padre
todo lo que su corazón desorientado
sabía dar. Y entre ello se contaba
el regalo amoroso de su miedo.
Como un hombre de bien mi padre trabajó cada mañana,
sorteó cada noche y cuando pudo
se compró a cuotas la pequeña muerte
que siempre deseó.
La fue pagando rigurosamente,
sin sobresalto alguno, año tras año,
como un hombre de bien, el bueno de mi padre.

Piedad Bonnett




El sentido de la vida.

La muerte conduce a la vida, y es su más fiel colaboradora, el ciclo de la vida no esta completo sin la muerte.

Tienes derecho a tu escudo, a tu espada, a tu resistencia, a tu cobardía, a la venda que decidiste llevar.

Comprender la oscuridad es el camino para llegar a la luz. Pero mira a la luz a los ojos, si le das la espalda sólo habrá sombras frente a ti.

He encontrado a quien me ha mostrado mis sombras para que pueda conversar con ellas sin perder de vista la luz.

Él me dijo que como en un cuadro la vida necesita de sus luces y sus sombras.


(En memoria de Antonio Carbonell, uno de mis maestros)

3 comentarios:

ex - il@miro dijo...

Me gusta - ¿Puedo cambiar la imagen en mi blog?

Con un amistoso saludo
@miro

Paco Bailac dijo...

Todo, además, debe ir coloreado con el sentido de la vida.

pacobailacoach.blospot.com

ex - il@miro dijo...

Sí - la vida es compleja…