6 de noviembre de 2008

Primeras obras, primer viaje


Bodegón taurino, Acrílico (adquirido)



Mi primera acuarela


Todos tenemos que nacer para poder existir, abrir los ojos al mundo y dar nuestros primeros pasos vacilantes e inseguros. El niño comienza a sentir curiosidad por todo lo que le rodea.

Como ese niño, el artista explora todas las vías, todas las posibilidades que los materiales le ofrecen, se inspira con todo lo que le rodea y aprende también de si mismo.

No hay comentarios: