27 de julio de 2017

Declaración de intenciones

Hay un lugar donde no hay barreras, donde no hay limites, donde no existen las aptitudes paternalistas ni maternalistas, donde el que dirán es solo una anécdota más y menos, donde no importa lo políticamente correcto, donde el escaparate se permite tener la forma que él desea y no lo que el escaparatista le dice que tiene que ser, donde ser divergente y no negarte cualquier camino, atajos incluidos, ejercer todas las posibilidades que te pide el alma y creer y crear por que sí, sin más excusas, está permitido.
Crear con sentido es no tener miedo a ser paria, a que no te entiendan y es el lugar donde la belleza y el pensamiento no son un producto prefabricado ni una obligación.
No hace mucho leí una frase que decía lo siguiente, "Yo soy un universo lleno de posibilidades" y desde siempre he tenido muy claro ese universo de posibilidades en mi y no me da miedo ejercerlo.
Soy una artista altamente sensible y altamente creativa que necesita expandirse y contraerse, inspirar y expirar constantemente y no hay presa que pueda contener esos movimientos que podrían compararse a los pulmonares o coronarios y cada latido y respiración tiene su propia forma llevando a la vez implícito un ciclo de nacimiento y muerte, de mostrarse y ocultarse, de existencia e inexistencia permanente.
En un mundo donde todos buscan una identidad yo reniego de la raíz de la cual procede esa palabra "idem" que significa "igual a", me arriesgo a ser evolucionaria, que no revolucionaria por que las revoluciones también tienen un camino marcado que acaba topándose con algún final, mientras que evolucionar es siempre ir hacia delante sin señales de stop.
He invertido mucho tiempo y energía buscando espacios físicos donde mi locura y mi divergencia fuesen aceptadas y comprendidas y de repente un día te das cuenta de que siempre existió ese espacio más allá de lo físico, está en la mente, en el alma que es el hogar auténtico y genuino del loco y el divergente y también está aquí, en este rincón virtual desde el cual escribo y comparto. Voy a dejar de buscar esos espacios físicos, si tienen que llegar que lo hagan como un encuentro y no como una búsqueda, y todo lo que soy y lo que hago se concentre básicamente aquí donde soy yo sin cortapisas para quien quiera entrar y conocer mi divergencia y mi locura.
Se irán produciendo cambios en el continente y contenido de este espacio y el primero y a partir de este momento será pagar entrada, lo siento, pero para poder seguir manteniendo este rincón personal tal y como quiero he de hacerlo así. Me disculpo por las molestias que pueda causar esta decisión.


Técnica mixta sobre tabla, 20 x 20 cm

VIVIR EN LA PECERA ES MORIR

En la pecera todo es mentira.
No eres más que un boceto sin acabar.
Sal de la pecera si quieres existir


video


video

A veces hace falta un cambio para que algo permanezca donde tiene que estar y sea lo que tiene que ser. A veces volver a encontrarte con lo simple, inocente y liviano te hace darte cuenta. 
Le doy las gracias a todo lo perdido y encontrado últimamente, a lo que aún me quede por perder y encontrar, es un ciclo que no se detiene y me ayuda a saber que es lo que tiene que ser y estar en cada momento. Creer es crear y yo creo y se que merezco vivir de aquello que creo y en lo que creo, es una de las pocas definiciones que me permito y considero de las mayores a las que se puede aspirar.

21 de junio de 2017

¿Qué es Arte Outsider?

Durante el tiempo que permanecí realizando el curso de creatividad inclusiva con personas con síndrome de down también asistí a unas Jornadas y Bienal de Arte Outsider que tuvieron lugar entre el Museo del Teatro Romano y el MURAM (Museo Regional de Arte Moderno) en Cartagena.
Esto me acerco a una manera de crear distinta que me cautivó, emocionó y supuso para mi lo mismo que abrir de nuevo las ventanas y que entrase aire fresco. Pero, ¿Qué es Arte Outsider?
El termino fue acuñado por el  crítico de arte Roger Cardinal en 1972, para definir un arte marginal que se desarrolla fuera de los circuitos culturales oficiales y está hecho por creadores que en estos circuitos no se considerarían artistas. Pero el antepasado del Arte Outsider fue el denominado Art Brut, concebido por el artista frances Jean Dubuffet en 1945 que en su caso hacía alusión a una forma de expresión mucho más especifica, el cual era desarrollada por pacientes de hospitales psiquiátricos. Dubuffet quedó fascinado por la capacidad creativa de estos enfermos, rechazando la idea de arte psiquiátrico y sacando estas creaciones a la calle, formando su propia colección y divulgándolo a través de exposiciones, llegando a afirmar cosas como "no existe un arte de los locos"  o "todos tenemos un potencial creativo que las normas sociales actuales anulan". 
Sin embargo Cardinal considera que el Arte Outsider puede hacerse extensivo a más colectivos metiendo en ese mismo saco a artistas autodidactas o con otras discapacidades. Aunque la marginalidad es una etiqueta y una aptitud creada por nosotros mismos.
Sinceramente no puedo estar más de acuerdo con Dubuffet en el echo de que todos tenemos un gran potencial creativo que el sistema se encarga de intentar anular y en muchos casos lo consigue. Y solo puedo decir que conocer esta forma de expresión sin limites, sin barreras, ni cortapisas, donde la emoción y la necesidad intrínseca de expresarse es la única norma, me ha sacado a mi misma de un círculo en el cual tenía la tentación de entrar peligrosamente, me ha mostrado una visión que necesitaba reencontrar y renovar. Muchas de las obras que pude contemplar en esta bienal me conectaron de nuevo con una emoción que buscaba en algunas exposiciones de arte oficiales y no lograba encontrar, lo cual me lleva a una dura reflexión, ¿el mercado del arte está anulado por las normas sociales de este sistema en el cual vivimos? Tal vez esté exagerando. . .o no.


























Resumen en vídeo de lo que fueron las jornadas de arte outsider en Cartagena. Realizado por Veronica Garre:

video


10 de junio de 2017

Recordando un cielo marino

El próximo 15 de junio nuestro particular "Cielo Marino" será desmontado y tal vez tome rumbo a otros puertos y ahora me concedo un respiro en unos días que llevo de orden y reorganización de unas cuantas cosas a nivel interno y externo fruto de los momentos y situaciones vividas los últimos meses, para compartir en imágenes fijas y en movimiento el proceso e inauguración de este proyecto. Los mejores caminos no van en linea recta y algunos tienen bifurcaciones y carreteras secundarias, también van a un ritmo distinto, como el que me hizo coincidir con los chicos y chicas con síndrome de down con quienes realicé el curso de creación inclusiva. Un mes de mayo intenso donde descubro que en muchos casos todo lo que se desarrolla en esas carreteras secundarias puede ser mucho más creativo e inspirador que lo que se mueve por las vías principales, pues posee esa libertad y espontaneidad de quien realmente crea por que simplemente no se plantea otra cosa que expresarse, sin más expectativas, y me lleva a mi de nuevo a esos mundos que un día hace años atrás también formaron parte de mi y había quedado en el olvido. Un mes de mayo intenso y fascinante que pongo en orden en junio. La mayoría de las instantáneas subidas aquí son cortesía de algunos de mis compañeros de curso y muy especialmente hacer mención de dos personas, Jorge Ruiz Serna y Ramón Victoria, que poseen una mirada distinta y especial a la hora de captar momentos con sus cámaras.

Proceso de creación y montaje de la instalación "Cíelo Marino" visto por Jorge Ruiz Serna
























Proceso de creación y montaje de la instalación "Cíelo Marino" visto por Ramón Victoria






















El resultado final, fotografías de Rosa de Soto y Jorge Ruiz Serna













Y llegó el gran día y pudimos disfrutar de un trabajo acabado y sus múltiples posibilidades visuales. Una obra que tal y como fue montada genera sensación de movimiento junto con la belleza cromática que posee. Tuvo gran repercusión en los medios de comunicación. 


















Recibimos a los asistentes con nuestra propia banda sonora, realizando una performance generando nuestros particulares sonidos del mar y cantos de sirena y acabamos dejándonos llevar por la instalación como si fuésemos movidos por las olas de nuestro particular cielo marino.


Cuando todo acabó y la gente se fue Laura, otra de las compañeras de curso, Jorge y yo nos organizamos una sesión de fotos de lo más artística fusionándonos con esta obra de arte.





Ha sido un placer ser parte de este proyecto, es una de esas cosas que recuerdas con cariño con el paso del tiempo y no olvidas fácilmente el aprendizaje que ha llevado consigo. Tampoco olvidaré a las personas con quienes he compartido este viaje, los compañeros de curso, los cuales me han parecido gente estupenda, esos ángeles con otras capacidades que en algunos casos son superiores a quienes nos consideramos normales, sobre todo en cuanto a cariño y espontaneidad ser refiere, y por supuesto a quienes no guiaron en esta travesía.